Transitios

Exposición: Ene 10 – Abr 21, 2013


Inspirada por la relación de la Ciudad de México con el mundo y los momentos mi-crocósmicos de intercambio que abarcan la falta de comunicación, economía, moneda, geografía y cultura que ayudan a definirla, Transitios, en la sala Hudson (Show)Room de Artpace, explora las ideas artísticas que atraviesan las fronteras de la ciudad.

Transitios fue comisariada por Leslie Moody Castro y la Subdirectora de Artpace, Mary Heathcott.

Ricardo Cuevas

Change Is Possible, 2005

Reproducción fotográfica

Cuevas solicitó a cuatro diferentes talleres de impresión en la ciudad de México que transpusieran la frase en inglés «change is possible” (el cambio es posible) sin proporcionar instrucciones sobre la traducción, ortografía o gramática. El resultado, Change Is Possible, es cuatro interpretaciones muy diferentes de la frase.

Máximo González

La Fábula de la Silla-árbol por Iván Buenader

El invierno en el bosque fue muy duro. La silla sufrió heladas, el sol picante, el despótico viento. De repente se vio seca, desmembrada. Una pata junto al camino de tierra, otra bajo unos hongos, su respaldo desgajado. La pata trasera derecha era la más fuerte: todavía en pie, se alzaba al cielo danzando ilusión viva.

La silla sabía que sería mucho trabajo convencer a los demás de que era ‘silla’, pero iba a lograrlo. No sería un proceso de un solo paso. Empezaría por utilizer su fortaleza: su pata trasera, sinuosa, feminina. Llamó a un joven que por allí paseaba en busca de algo. Le pidío que la ayudara a empezarse. El joven la sacó con cuidado de la tierra y ella, saltando entre equilibrio y alegría, dio vueltas juntando sus pedazos. Los cargó al hombre y llegó a una carpintería donde la ayudaron a formarse. Aunque contenta con su figura, sintió que le faltaba tonificación, seguridad, depilación, maquillaje. Fue saltando entonces hasta una casita en la montaña donde un viejo solitario prometió dejarla bella. “También debes educarte,” le dijo.“No puedes andar por ahí toda despatarrada.” Ella aceptó y estableció una condición: que su pata trasera derecha se quedara larga como estaba. Respetando el deseo de la silla, el hombre comenzó a ponerla en forma: la hizo estudiar, hacer ejercicios, hasta mejorar notablemente.

Una noche de borrachera, el hombre alebrestado intentó cortarle su dichosa pata. “¡No lo hagas!” gritó ella, cuanda la agarraba serrucho en mano. “¿Por qué no?” argumentó él.“Si esa pata que te sale es larga y horrible.” Ella suplicó: “esa pata es la que me permitió venir saltando hasta ti, fue la que sedujo al joven que me ayudó a salir del suelo en el que estaba enterrada, y es la que siempre me recordará que, aunque me sienta muy silla, en el fondo soy árbol.”

Miguel Monroy

Generación de Deuda 2/3, 2011

Facturas de tarjetas de crédito, fotografías de tarjetas de crédito, y recibo para los marcos

La enmarcación de los 13 documentos costó $4,200 pesos. Para poder pagar los marcos, pedí un préstamo en forma de una tarjeta de crédito de una institución bancaria. Al mes siguiente, pagué la deuda de esta tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito solicitado en una institución bancaria diferente. El mes siguiente hice lo mismo con otra tarjeta de crédito. Continué repitiendo la operación seis veces. Al final del séptimo mes la deuda regresó a la primera tarjeta de crédito original. Dentro de los marcos están los estados de cuenta de cada tarjeta, pagada con las otras, fotocopias de las tarjetas de crédito originales y el recibo con el precio de los mismos marcos. La deuda continuará circulando a través de las diferentes instituciones bancarias hasta que toda la pieza se venda por la misma cantidad de dinero que costaron los marcos y la deuda se pagará con ese dinero.

Related
Exhibitions

Vista